Decidir someterse a una cirugía para perder peso es un gran paso, que ofrece muchos beneficios para su salud en general.
  • Reduce el peso corporal: la cirugía para perder peso es una de las maneras más eficientes para perder peso de forma rápida y segura.

  • Mejora la salud física: la cirugía para perder peso mejora la salud en general y reduce los riesgos de una muerte prematura, diabetes tipo 2, presión arterial alta, apnea de sueño, artritis, insuficiencia cardíaca congestiva y enfermedad de las arterias coronarias.

  • Aumenta el bienestar: la cirugía para perder peso mejora la movilidad y la autoestima y reduce la sensación de ansiedad y depresión.

Si está pensando en someterse a una cirugía bariátrica, es importante que comprenda que cualquier procedimiento médico para perder peso puede tener riesgos asociados. Algunos de los riesgos relacionados con la cirugía para perder peso son similares a los de cualquier operación que involucre el uso de anestesia general e incisiones. 
 

Pueden incluir:

  • Pérdida de sangre

  • Infección en el sitio de la cirugía

  • Shock (relacionado con la pérdida de peso, sepsis o embolismo pulmonar)

  • Micción de escasa cantidad después de la operación/deshidratación/retención urinaria

  • Náuseas y vómitos

  • Dolor

  • Trombosis venosa profunda (TVP)/coágulos de sangre

  • Fiebre

  • Ritmo cardíaco acelerado y/o presión arterial alta durante el procedimiento


​El riesgo de sufrir complicaciones de cualquier tipo de procedimiento quirúrgico depende de diversos factores, como:

  • Edad y salud general

  • Problemas preexistentes relacionados con el sistema cardiovascular o respiratorio

  • ​Enfermedades como diabetes, cáncer u otros factores que puedan hacer que el proceso de curación sea más lento


​Los problemas posoperatorios relacionados con la cirugía para perder peso también pueden incluir:

  • Estreñimiento

  • Síndrome de vaciamiento, que incluye diarrea, náuseas y/o vómitos

  • Mala absorción de los nutrientes de los alimentos o desnutrición

  • Desnutrición grave, que requiere un retroceso (cruce duodenal

  • Debilitamiento y/o pérdida de cabello

  • Acidez

  • Hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)

  • Intolerancia a la lactosa posquirúrgica
     

Es imposible eliminar completamente la posibilidad de que un paciente tenga una o más complicaciones por la cirugía para perder peso. Sin embargo, puede reducir los riesgos de tener problemas durante y después de la operación para perder peso al seguir al pie de la letra todas las indicaciones prequirúrgicas de su cirujano y del equipo del centro de cirugía para perder peso de Clovis Community.